viernes, 3 de enero de 2014

Mi carta a los Reyes Magos...

 
Queridos Reyes Magos: Este año no os voy a pedir que me traigáis nada, vivo en una sociedad que nos sobra de todo, de todo lo que realmente no es necesario. Sé que ya os han pedido paz, salud, felicidad, trabajo, incluso dinero. También sé que no habrá para todos y que la mayoría tendremos que esperar al próximo año a ver si hay más suerte. Por eso hoy os voy a rogar que arranquéis de mi corazón el egoísmo, la rabia, la envidia, el rencor.

Quiero hacer sitio en mi alma para la ternura, la comprensión, la piedad y el amor, que no se vean arrinconadas por los fantasmas de miedo, la avaricia, y la envidia.

Llevaos también la ansiedad, la angustia la desidia, para que la luz, la fuerza y la coherencia, hagan nido en mi pecho. Devolvedme la inocencia, la pureza, la compasión que un día perdí por los avatares de la vida. No quiero nada que pueda comprase, no quiero regalos, solo la fuerza para recuperar lo perdido, y la sabiduría para preservar lo que de valor aún conservo.

Hago extensivo este ruego para todos los habitantes del planeta. Que este año vuestros camellos vuelvan a Oriente cargados con todas nuestras miserias, y allí las queméis en una hoguera gigantesca en ofrenda a esos dioses oscuros que a veces anidan en nuestros corazones y que nos impiden ver la luz, ojala el año que viene, vuestro viaje de vuelta sea mucho más liviano .

Esta noche dejaré abiertas de par en par las ventanas de mi esperanza, y en el alfeizar, los zapatitos de la infancia llenos de chuches para los camellos. ¡Que Dios os bendiga!.

No hay comentarios: