viernes, 4 de octubre de 2013

La historia de Samuel...


Dios había concedido a una mujer llamada Ana su deseo mas profundo, tener un hijo. Ana también le había prometido a Dios que le entregaría a su hijo para el servicio en el templo, por eso Ana llevó a Samuel a vivir en la iglesia. Ana amaba a Samuel y sabía que Dios iba a cuidar de él. Ella visitaba a Samuel con frecuencia. Después Dios le dio a Ana cinco hijos mas.
Samuel vivía con el sacerdote, que se llamaba Elí.
Elí le enseño a Samuel como servir a Dios. Samuel servía a Dios con la ayuda de Elí. 
Una noche Samuel oyó que alguien lo llamaba. Samuel pensó que era Elí. Samuel corrió a ver que quería Samuel. Elí le dijo que volviera a dormir porque él no le había llamado. De nuevo Samuel oyó que alguien lo llamaba, ahora sí es Elí y fue a ver que quería. Elí le volvió a decir que no le había llamado. Una tercera vez Samuel escuchó de nuevo la voz y corrió junto a Elí, pero Elí no lo había llamado. Elí se dió cuenta que era Dios quien estaba llamando a Samuel.
Elí le dijo a Samuel que cuando escuchara la voz respondiera diciendo, “Habla que tu siervo escucha"


Samuel volvió a escuchar la voz y le respondió diciendo, “Habla que tu siervo escucha.”
Algunas personas piensan que Dios sólo llama a los adultos. Es por eso que me gusta la historia de Samuel. Samuel era un jovencito cuando Dios lo llamó. Dios sabe tu nombre tal como sabía el nombre de Samuel. Dios, aún ahora llama a niños y niñas a seguirle. Así que escucha la llamada de Dios y contéstale tal como lo hizo Samuel: "Aquí estoy".
Dios habló con Samuel y le dijo algunas cosas que iba a suceder. Samuel confió en Dios. 
El pueblo de Israel se daba cuenta que Samuel amaba a Dios. El pueblo sabía que Dios les hablaba a través de Samuel.

ACTIVIDADES:
1. ¿Quién era Samuel?
2. ¿Qué fue lo que escuchó una noche?
3. ¿Reconoció Samuel la voz del que lo llamaba? 
4. ¿De quién era la voz?
5. ¿Cómo te sientes cuando alguien te llama por un nombre que no es el tuyo?
6. ¿Desde cuándo nos conoce Dios?
7. ¿Qué podemos hacer para responder cuando Dios nos llama?

No hay comentarios: