viernes, 25 de noviembre de 2011

Las velas de Adviento (una propuesta de trabajo)....

Fernando Mosteiro nos hace una propuesta muy interesante para trabajar las velas del Adviento. Nos propone que cada semana encendamos una vela de Adviento. Con cartón o cartón pluma, podemos pegar el anverso y el reverso de los folios en los que estén impresas las velas. El anverso irá con la vela apagada y con fondo negro, de oscuridad. Al dar la vuelta nos encontraremos con la vela encendida de cada una de las semanas hasta llegar a Navidad. Estas velas se pueden colocar en el lugar que sea más visibles para que en el momento de encender las velas podamos dar la vuelta a la vela apagada y así quede encendida con el lema o el contenido de cada uno de los domingos.

La mecha que hay en cada una de las velas es el deseo inscrito en lo más interior del ser humano de dejarse prender por la LUZ de Aquel que viene y que es el único que puede dar sentido e iluminar nuestra existencia.

Cada semana iremos publicando las velas correspondientes con sus significado. Si alguien está interesado en adquirirlas todas juntas, no dude en pedírmelas vía email.

Gracias, Fernando. ¡Cuánta vida y sugerencias nos ofreces para hacer cercano el mensaje del Evangelio!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor, si pudiers explicarme para qué se usa las velas de adviento, después de usarlas en esos días, para qué valen después, para encender a un padre difunto, o para los días de semana santa, por favor, dentro de unos días entraré otra vez para entrar en contacto, ok?
Saludos desde Galicia.

Isabel Puga dijo...

Son cuatro velas las que se ponen en la corona. Se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de Adviento, al hacer la oración en familia. Se acostumbra usar diferentes colores: una morada, una roja, una rosa y una blanca. Hay quienes acostumbran poner tres velas moradas y una rosa o blanca. Se prenden primero las moradas que nos recuerdan que es tiempo de penitencia, de conversión. La blanca o rosa significa la alegría de la llegada de Jesucristo.
No se si te he contestado a tu pregunta amig@ de Galicia. Atentamente ,Isabel